Disolver una parte (por volumen) de goma arábiga en 12 partes de agua caliente dejar reposar durante 48 horas para su completa disolución.

Combine de 2 a 3 partes de la solución anterior con una parte de pasta de color (pigmento+agua). Si añade más pasta obtendrá más brillo; Si añade más agua obtendrá más efecto mateador. Si añade un poquito de glicerina impartirá flexibilidad. Si desea un acabado muy mate utilice la Goma de Tragacanto en Polvo.

Quizá resulte curioso observar como el proceso de fabricación de las acuarelas de tubo en las distintas fábricas, la proporción de pigmento puro en polvo suele variar con respecto al volumen total de la pintura como sigue:

– 10%-20% de pigmento en polvo cuando éstos sean de gran poder de tinción como el azul y el verde de Ftalocianina, carmesí de alizarina, rojo quinacridona, violeta dioxazina, etc.
– 20%-30% de pigmentos en polvo tales como azul de Prusia, negro carbón, blanco de zinc, azul ultramar, rojos óxidos de hierro, etc.
– 30%-40% de pigmento en polvo tales como verde viridian, violetas ultramar, amarillo óxidos de hierro, azules y violetas de cobalto, cerúleo, turquesa, etc.
– 40%-50% de pigmento en polvo para los amarillos de cadmio y óxidos rojos de hierros calcinados, etc.
– 50% de pigmento en polvo para los naranjas de cadmio, rojos de cadmio y azul de manganeso.

Estos pigmentos en polvo son dispersados en un vehículo liquido transparente (aprox. 65% en volumen) que es la goma arábiga del Kodofán (Sudán) y que se disuelve fácilmente en agua caliente.

Algunas acuarelas también contienen un relleno inerte sin coloración, destinado a espesar la pintura o para restar fuerza o debilitar a un pigmento de mucho poder de tinción, como por ejemplo el azul de Ftalocianina o el violeta de dioxazina. No obstante, otros fabricantes lo utilizan para abaratar la pintura, principalmente cuando se trata de pigmentos costosos como cadmios, cobaltos, etc.

Desgraciadamente la goma arábiga al secar cristaliza y se hace muy dura y quebradiza. Para contrarrestar este problema la goma arábiga es amortiguada con un plastificante de carbohidrato (usualmente 20% de volumen). Habitualmente se suele utilizar como plastificante la glicerina USP, aunque en otros tiempos se utilizó bastante la miel en solución acuosa 1: 6 y el azúcar. El plastificante mejora el tiempo de secado de la pintura, ilumina ligeramente la pintura, ayuda a que la pintura se diluya en el agua y sobre todo impide el craquelado cuando la pintura se seca. El carbohidrato (glicerina) es hidrófilo (absorbe agua del aire fácilmente), por ello, si se utiliza con exceso la pintura puede retener cierta pegajosidad después de que sea aplicada. El azúcar puede también atraer insectos y moho. Muchos fabricantes añaden un poquito de conservante para prevenir la aparición de moho en la pintura de tubo o en la paleta.

Así mismo, otros aditivos son añadidos para modificar el funcionamiento de la pintura. Así, se incluye un agente humectante natural y tradicional como es la hiel de buey, algunas veces añadida para acelerar la dispersión del pigmento durante la molienda o bien para mejorar la solubilidad de la pintura durante su uso.

Aunque el alcohol no es un ingrediente estándar en la fabricación de la acuarela, hay artistas que lo añaden para mejorar la acción humectante de los lavados o para reducir el tiempo de secado en condiciones de humedad y frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *